1. Cuando subí con Cintero, en esta travesía tuve la osadía de tocar un bloque con cinco dedos, lo que el vademécum de la escalada recomendaba tocar solo con el meñique y sin presionar; el bloque curiosamente cayó casi al mismo tiempo que yo.